Raúl Jiménez
Raúl Jiménez, CEO ALTERTEC

Ganador del Concurso de Relatos Cortos 2020, sobre O&M en tiempos de COVID

Érase una vez un enemigo invisible, que sin saber de dónde venía, ni que buscaba, se nos puso a todos en frente e intentó sin éxito doblegarnos consiguiendo todo lo contrario…

Este podría ser el comienzo de un cuento de ciencia ficción, pero no, es el comienzo de una historia real, que a partir del pasado 14 de marzo nos ha tocado a todos vivir en nuestras casas, en nuestras empresas, en nuestras vidas, sin más conocimiento ni información que la que recibimos por RRSS, prensa, etc…

Nadie conocía éste nuevo enemigo, ni cómo hacerle frente, pero lo que, si estaba claro, es que se planteaba ante nosotros un nuevo escenario para todos, sin entender de sexo, edad, clase social… Así que debíamos actuar rápido para que no nos cogiera la retaguardia e intentar doblegarlo y truncar sus objetivos…

Por nuestra parte lo tuvimos claro desde el minuto cero, “la unión hace la fuerza”, y “lo primero nuestro equipo”, con esas dos premisas, nos pusimos a trabajar esa misma noche definiendo un comité ejecutivo especial para tratar con este nuevo enemigo, “comité Covid-19″.  Aún recuerdo cómo fue esa primera reunión lanzada para el domingo 15 de Marzo donde se empezaron a hacer hipótesis, análisis de situación, “políticas de Guerra”, ante esta nueva situación, ante este nuevo “enemigo”, que no sabíamos muy bien ni quién era ni quien quería, pero que venía a por nosotros y debíamos anticiparnos…

En aquella reunión de domingo, se lanzaron acciones encaminadas sobre todo a cuidar nuestro mayor valor como empresa, nuestros empleados, de aquel Domingo ya salieron calendarios de teletrabajo, listas de compra de EPIS, proveedores, acciones concretas siempre centradas en proteger a nuestros equipos.  Sólo todos juntos podríamos vencer a este nuevo enemigo, con objetivos concretos, y comunes y bien dotados de nuestros EPIS.  (Al fin y al cabo, estábamos en guerra, así que lo primero era proteger a nuestra gente y dotarlos del modo que fuera de los EPIS necesarios, sus armas para la batalla).

Desde el minuto 0, el gobierno al lanzar su “estado de alarma particular” no nos lo ponía nada fácil para poder proteger a nuestros hombres, y al mismo tiempo cumplir con nuestras obligaciones con el país, al tener que garantizar suministro por tratarnos como “empresa de primera necesidad”, por pertenecer al sector energético…

Con esta situación, y ese mismo día, actuamos rápido, tras definir los “Kits mínimos necesarios”, el mismo domingo teníamos a nuestro responsable de compras localizando mascarillas, guantes de látex, geles, etc… Todo lo necesario para que a partir del mismo lunes, todos nuestros técnicos tuviesen sus estándares de seguridad cubiertos… pero el primer revés, estaba a punto de llegar…Tras decretar el gobierno el estado de alarma, a todos nuestros proveedores  les intervino sus almacenes y no nos pudieran proveer de EPIS más allá de los que tuviéramos estocados nosotros…la situación fue desesperante al mismo tiempo que contradictoria… “nos mandaban al frente, y no nos daban opciones de conseguir EPIS?”.  Teníamos que actuar rápido, y ese mismo lunes, conseguimos que 3 generosas heroínas, nos cosiesen mascarillas para que todos nuestros técnicos pudiesen estar protegidos… (Fueron días intensos para ellas también, donde sin descanso Esther, Asun, y Carmen mañana, tarde y noche cosieron mascarillas para proteger a nuestros hombres que seguían en el frente día a día).

El siguiente paso fue conseguir geles desinfectantes… otra odisea que gracias a nuestro responsable de almacén pudimos cubrir en apenas 24 horas, comprando y distribuyendo a todos nuestros equipos garrafas con producto desinfectante para que todos pudiesen redundar en la higiene personal, para seguir luchando contra ese enemigo invisible que pretendía doblegarnos…  Los primeros días del estado de alarma fueron duros, vivimos todos situaciones muy extrañas, incluso de rechazo en algún frente, dónde a pesar de estar nuestros técnicos jugándose la vida para seguir dando servicio a nuestros clientes, y poder mantener las “redes con energía” nos encontrábamos algún revés desairado por parte de algún cliente desalmado con alguna mala contestación o signo de repudia…Ignorantes desagradecidos…

Los días iban pasando, y nuestro gobierno, a golpe de RD/hora nos iban poniendo a prueba a todas las compañías que sostienen el tejido empresarial de este país… fueron días muy intensos, con demasiadas improvisaciones, demasiados RD, que había que leer, desgranar, interpretar… y tomar muchos riesgos, puesto que ninguno era claro y conciso, y todos ellos dejaban lugar a la duda.  Muchas empresas cayeron tras los diferentes RD, casi tantas como compañeros de batalla bien por el sector al que pertenecían, bien por la naturaleza de las empresas, o bien por las decisiones tomadas, pues lo fácil era agarrarse al ERTE y dejarse llevar a ver qué pasaba a la sombra del gobierno…

Sin duda alguna nos quedaban muchos escollos que salvar, esto había sido solo el comienzo, pero lo que estaba claro es que con el equipo que teníamos, era posible todo, y sin duda alguna, habíamos salido reforzados de esta batalla que no había hecho más que comenzar…

Ante esta difícil situación, muchos compañeros nos han enseñado a ser líderes, y la propia naturaleza nos ha recordado que lo único que tenemos que ser es personas, y actuar con lógica, sentido común, y determinación, sin pensar en el yo, sino en el nosotros…  Y que unos sin los otros no avanzamos y no perduramos en el tiempo…

Continuará…Aunque espero sinceramente que no…

 

D.E.P todos los compañeros muertos en batalla…