Las renovables en España

La dependencia energética de España se sitúa en el 70,8%, muy por encima de la media de la Unión Europea (53,8%), según los últimos datos publicados por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo en el Balance Energético 2012. Esto supone que en España, del total de energía consumida, solamente el 29,2% corresponde a energía autóctona.

La energía primaria utilizada en España proviene en un 75,3% de combustibles fósiles altamente contaminantes (petróleo, gas y carbón). Esta característica del suministro energético nos aleja de los compromisos del Protocolo de Kioto (ratificado para el periodo 2013-2020), un protocolo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), y un acuerdo internacional, que tiene por objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global, como por ejemplo el CO2.

Las energías renovables (no solamente) reducen las emisiones de gases de efecto invernadero al no generar CO2, a la vez que también garantizan un suministro energético autóctono y seguro, sin dependencia de recursos o tecnologías externos. En este sentido, la Directiva 2009/28/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de abril de 2009 establece un marco común para el fomento de la energía procedente de fuentes renovables.

X